Siempre sí se quedan los comprobantes en papel

Creo que esta vez mi intuición no me engañó y está por publicarse una Cuarta Modificación Miscelánea donde retoman la regla I.2.8.1.1 para precisar lo siguiente:

Opción para la expedición de comprobantes fiscales impresos
I.2.8.1.1.
Para los efectos del artículo 29-B, fracción I del CFF, las personas morales que tributen en el Título II de la Ley del ISR, así como las personas físicas, que en el último ejercicio fiscal hubieran manifestado en la declaración anual del ISR ingresos acumulables iguales o inferiores a $250,000.00, podrán optar por expedir comprobantes fiscales en forma impresa con dispositivo de seguridad. Los ingresos acumulables de referencia se determinarán únicamente con aquéllos que deriven de ingresos, actos o actividades por los cuales exista obligación de expedir comprobantes fiscales.

Transitorios
Décimo Cuarto
. Los contribuyentes que al 1 de enero de 2014, tengan comprobantes fiscales impresos con dispositivo de seguridad y que sus ingresos acumulables para efectos del ISR en el ejercicio inmediato anterior hayan excedido de la cantidad de $250,000.00 establecida por el SAT en la regla I.2.8.1.1., no podrán utilizar dichos comprobantes, no obstante que los folios sigan vigentes.

Ya nada más falta saber qué pasa con los comprobantes para el público en general y los recibos de los asalariados, pero por lo menos los que todavía pueden quedarse en el esquema de papel pueden decir ¡UFF!

Ayúdenme a entender algo

Analizando la disposición que obliga a los contribuyentes que emiten comprobantes en papel con CBB a emigrar a Factura Electrónica si sus ingresos acumulables rebasan 250,000 pesos, y después de investigar en el SAT a cuántos contribuyentes va a afectar esta disposición, resulta que en total existen 2.2 millones de personas físicas y 300,000 personas morales que se encuentran en este esquema de CBB, estamos hablando de un total de 2.5 millones de contribuyentes, pero en realidad ¿cuántos tienen ingresos menores a 250,000 pesos en el año?

Al menos los ingresos acumulables de referencia se determinarán únicamente con aquéllos que deriven de ingresos, actos o actividades por los cuales exista obligación de expedir comprobantes fiscales.

Sin embargo, cuando los ingresos acumulables excedan de $250,000.00, las personas físicas y morales no podrán volver a ejercer la opción a que se refiere la presente regla durante los ejercicios posteriores. Incluso la facilidad prevista en la regla I.2.8.1.1 no podrá aplicarse a los contribuyentes que inicien actividades.

A lo que sólo me resta cuestionar ¿de dónde sacaron el parámetro de 250,000 pesos?

Si sacamos la cifra mensual, equivale a un ingreso de $20,833. Ya ni con el IDE, si recordarán en sus orígenes la base exenta era de $25,000, cifra que se determinó de acuerdo a dos estudios aportados, por un lado conforme a la CONDUSEF el saldo promedio de las cuentas de depósitos a la vista o de exigibilidad inmediata, era en 2007 de $23,569.00 y de acuerdo con las estimaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el ingreso medio (con ajuste a Cuentas Nacionales) de los hogares per cápita asciendía a $22,998.80 (en pesos mensuales de 2004).

Se me hace que vamos de mal en peor, pero me gustaría comprender cómo saca sus cuentas la autoridad.

No sé si lo habían pensado pero llevamos dos procesos de duelo no resueltos, primero la despedida de los comprobantes en papel con cédula y ahora para un gran número de contribuyentes, la despedida del comprobante de papel definitivamente.

Las malas noticias no viajan solas

Me imagino que ya habrán comenzado a leer la segunda resolución miscelánea, si no lo han hecho deberían empezar ahora porque viene cargadita de cambios.

Entre los más importantes, resulta que nos van a “obligar” a emitir factura electrónica a un buen porcentaje de los contribuyentes, por lo que los que están en el esquema CFD deberán ir emigrando a CFDI; y el esquema de papel con CBB sólo lo podrán utilizar contribuyentes con ingresos anuales inferiores a 250,000 pesos.

Honestamente esto es algo que ya veía venir, para algunos podrá parecerles que la medida es cruel, injusta o peligrosa por el tema de la protección de datos, pero ya está publicada, aunque pueden pasar muchas cosas de aquí al 31 de diciembre que es el plazo para emigrar a CFDI.

Mientras tanto seguiré comentando el contenido y lo que se vaya acumulando después de esta publicación

El SAT nos da nuestro regalo del día de reyes

Esto sí es para celebrar porque finalmente se publicó una regla que traerá muchas facilidades en materia de comprobantes, pero mejor no se las platico y revísenla ustedes mismos:

Opción para no expedir comprobantes fiscales por las parcialidades
I.2.7.1.13. Para los efectos del artículo 29-A, fracción VII, inciso b) del CFF, cuando el pago de la contraprestación respectiva se efectúe en parcialidades, los contribuyentes podrán optar por emitir un sólo comprobante fiscal en donde señalen expresamente tal situación, mismo que además deberá contener el valor total de la operación de que se trate, el monto de los impuestos retenidos, así como de los impuestos trasladados, desglosando cada una de las tasas del impuesto correspondiente, con las excepciones precisadas en el artículo 29-A, fracción VII, inciso a), segundo párrafo del propio CFF.
CFF 29-A

La ventaja es que esta facilidad será aplicable a los comprobantes fiscales expedidos desde el 1 de enero de 2012.

Un nuevo uso para los CBB

Como se habrán dado cuenta, me he convertido en una verdadera fan de este dispositivo de almacenamiento de datos, he comprobando su uso hasta para ligar pareja; prueben hacer uno con sus datos e imprimirlo en una camiseta blanca pegadita que diga abajo “escanéame”, verán como los invitan a cenar.

Pero me acabo de enterar que la tecnología rebasó el mundo de los vivos y está por adentrarse al más allá.

A través de estos códigos de barras bidimensionales, se ha incluido información que puede leerse desde las lápidas en los cementerios y de este manera los familiares posibilitan que todo aquel que cuente con un teléfono inteligente y una aplicación que se descarga de manera gratuita pueda acceder a los datos que ellos mismos o compañías especializadas en este nuevo “servicio” realicen.

La descripción del servicio en los comprobantes

El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa da a conocer las tesis y jurisprudencias relativas al mes de octubre de 2012. Entre los rubros más destacados encontré esta que les puede resultar útil.

DESCRIPCIÓN DEL SERVICIO. BASTA LA EXPRESIÓN QUE PERMITA IDENTIFICAR EL MISMO EN LOS COMPROBANTES FISCALES PARA CUMPLIR CON DICHO REQUISITO.- El artículo 29, fracción V, del Código Fiscal de la Federación, establece que los comprobantes que se utilicen para la deducción deben contener, entre otros requisitos, la cantidad y clase de mercancías, o en su caso, la descripción del servicio que amparen. Por tanto, tratándose exclusivamente de servicios, para estimar satisfecho el requisito, basta que el comprobante contenga la expresión que permita identificar el servicio, sin necesidad de detallar en forma pormenorizada en qué consistió el mismo, el número de personas que lo proporcionaron, la especialidad o la materia u otro tipo de especificación.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 2008/11-13-02-4.- Resuelto por la Segunda Sala Regional del Golfo del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 3 de enero de 2012, por mayoría de votos.- Magistrada Instructora: Juana Griselda Dávila Ojeda.- Secretario: Lic. Ramiro Olivo Leal.

La unidad de medida en los comprobantes

Desde hace mucho tiempo sabíamos que uno de los requisitos más importantes de los comprobantes consiste en señalar la cantidad, unidad de medida y clase de los bienes o mercancías o descripción del servicio o del uso o goce que amparen.

La cuestión con este concepto detallado, es que se creó un renglón especial en los comprobantes para señalar obligatoriamente la UNIDAD DE MEDIDA. El problema surgió con operaciones intangibles, como el caso de los servicios, en donde se utilizaba esta expresión como unidad de medida, de algo que no se puede medir.

Por lo tanto, alrededor de este requisito específicamente se habían precisado dos puntos muy interesantes:
 Por unidad de medida debe entenderse a las unidades del Sistema General de Unidades de Medida a que se refiere la Ley Federal Sobre Metrología y Normalización y las demás aceptadas por la Secretaría de Economía. Aquí la autoridad se estaría refiriendo a operaciones realizadas con bienes tangibles
 En los casos de prestación de servicios o del otorgamiento del uso o goce temporal de bienes, se podía asentar la expresión “No aplica”.

Considero que con estas precisiones, era más comprensible la disposición, pero en la tercera resolución miscelánea se modifica la regla I.2.7.1.5 para ahora cambiar la forma de asentar la unidad de medida señalando lo siguiente:
(…) los contribuyentes podrán señalar en los comprobantes fiscales que emitan, la unidad de medida que utilicen conforme a los usos mercantiles.

La facilidad prevista en esta regla será aplicable a los comprobantes fiscales expedidos desde el 1 de enero de 2012.
En lo personal, se me hizo más comprensible el uso del NO APLICA para los intangibles, pero con esta nueva disposición creo que cada quien le va a poner lo que sea, según el acuerdo comercial de lo que se esté vendiendo.

La regla que viene a terminar con varios de nuestros dolores de cabeza

Después de varios mitos surgidos en torno a los comprobantes y a los nuevos requisitos, en donde cada quien hizo lo que pudo o lo que entendió y de pronto comenzamos a confundir el NO APLICA, con el NO IDENTIFICADO, para inventar leyendas como NO EXISTE o DESCONOCIDO; está por publicarse una nueva regla I.2.7.1.16. que en pocas palabras nos dice que los contribuyentes no estarán obligados a incorporar en los comprobantes fiscales que emitan, la información relativa a los siguientes requisitos:

I . Régimen fiscal en que tributen conforme a la Ley del ISR
II . Identificación del vehículo que les corresponda, tratándose de personas físicas que cumplan sus obligaciones fiscales por conducto del coordinado
III . Número de cuenta predial del inmueble
IV . Clave vehicular
V . Forma en que se realizó el pago (que aquí se debe interpretar como MÉTODO DE PAGO) y últimos cuatro dígitos del número de cuenta o de la tarjeta correspondiente.

Como en el caso de los CFD o CFDI los programas de facturación tienen renglones obligatorios, para llenarlos se puede poner la expresión NA o cualquier otra análoga, y cuando resulte aplicable, no incluirán el complemento respectivo.

Los contribuyentes ordenados y con la capacidad para hacerlo, también podrán señalar en los apartados designados para incorporar los requisitos previstos en las fracciones anteriores, la información con la que cuenten al momento de expedir los comprobantes respectivos.

Y lo mejor de todo es que estas facilidades serán aplicables a los comprobantes fiscales expedidos desde el 1 de enero de 2012.

Lo que no echaron para atrás es el asunto de los comprobantes en parcialidades, pero no quiero quitarles la sonrisa de la cara, así que respiren y vale la pena brindar con una café y una dona.

Metiendo mi cuchara en las precisiones del SAT

Era de esperarse que después de tantos “se los dije”, muchos contribuyentes comenzaron este mes de julio sin actualizar sus comprobantes. Cada quien hace lo que puede, pero en varios estados están confundiendo las leyendas de no identificado, con no aplica, y cuando se confunden demasiado hasta le ponen ¡no existe!

Eso sin contar a los que han querido retomar aquellos viejos tiempos, donde los cambios se hacían hasta que se agotaran los folios. Ahora no es igual, porque los medios electrónicos brindan la facilidad de actualizar los formatos sin necesidad de cambiar el certificado de sello digital, y también porque en el caso de los comprobantes impresos con CBB, el formato es de libre impresión, así que se no hay necesidad ni de cancelar, ni de solicitar nuevos folios.

Sin embargo, son tantas las preguntas que el SAT ha colgado en su página algunas precisiones que les quiero compartir:

A partir del 1 de julio de 2012, ¿cómo deberán expedirse los comprobantes fiscales?

Atendiendo al tipo de comprobante, los contribuyentes estarán a lo siguiente:

•Comprobante Fiscal elaborado por impresor autorizado hasta diciembre 2010, podrán continuar emitiéndolos sin que contengan los nuevos requisitos, hasta que se agoten o termine su vigencia.

•Comprobante Fiscal con Código de Barras Bidimensional; los emisores podrán incorporar los nuevos requisitos (a mano, con sello o al momento de la impresión).

Aquí me gustaría hacerles una recomendación, sabiendo que muchos de ustedes ya tenían comprobantes impresos con CBB con anterioridad al 1 de julio. Si al momento de completar los nuevos requisitos en los espacios vacíos del comprobante, resulta que no le calculas bien, o te falla la computadora o la máquina, incluso hasta puede ser que al poner el sello te vayas chueco; y por este tipo de peculiaridades hasta puedes llegar a invalidar todo el comprobante.

•Para la facturación electrónica, (Comprobante Fiscal Digital y Comprobante Fiscal Digital por Internet); los contribuyentes deberán adecuar sus sistemas de facturación a las nuevas versiones de los estándares técnicos, los Proveedores Autorizados de Certificación (PAC) implementaron estos cambios desde enero de 2012, por lo que están preparados para llevar a cabo las nuevas validaciones.