¿Nuestras declaraciones anuales en manos de terceros?

Durante el Foro Internacional de Tributación Digital Conexión 2015, organizado de manera conjunta por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Asociación Mexicana de Proveedores Autorizados de Certificación (Amexipac), el Jefe del SAT, Aristóteles Núñez Sánchez, anunció que ya existe el marco institucional que permita a los desarrolladores de la iniciativa privada generar aplicaciones para que los contribuyentes puedan presentar su declaración anual bajo un estándar tecnológico regulado y certificado por el SAT.

De esta manera, el contribuyente tendrá la posibilidad de elegir desde qué portal y con cuál aplicación puede enviar su declaración anual sin dejar de tener la herramienta tecnológica gratuita creada por el fisco. “Vamos a pasar del SAT cerrado al SAT abierto, del SAT con una única aplicación al SAT que utiliza muchas aplicaciones reguladas por el propio mercado”, puntualizó.

La cuestión que nos sigue preocupando es la protección de la información financiera y patrimonial, digo por algo los contribuyentes se ampararon para no estar enviando la contabilidad electrónica sin una razón oficial aparente. Ahora el punto es que precisamente el SAT está considerando el crear ventanillas alternativas para el cumplimiento de obligaciones pero me pregunto, en caso de que la información se borre, o se filtre o se venda, ¿quién se responsabilizará?, y no solo eso, si la declaración por alguna razón no la recibe a tiempo el SAT ¿a quién van a multar?

Vale la pena considerarlo antes de estar lidiando con modificaciones que estarán considerando una gestión de negocios que para nada considera el Código Fiscal de la Federación actual.