Las personas físicas si van a necesitar un programa de contabilidad electrónica

Obviamente no lo veíamos venir porque los anteproyectos de resolución miscelánea son muy distintos a lo que finalmente se publica en el DOF, pero se modificaron reglas importantes en materia de la contabilidad.

De entrada se precisa en la regla 2.8.1.4 se establece que , los contribuyentes que estén obligados a llevar contabilidad y a ingresar de forma mensual su información contable a través de la página de Internet del SAT, excepto los contribuyentes que tributen en el RIF, las personas físicas que tributen conforme al artículo 100, fracción II de la Ley del ISR, siempre que sus ingresos del ejercicio en que se trate no excedan de dos millones de pesos, las sociedades, asociaciones civiles y fideicomisos autorizados para recibir donativos deducibles, a que se refiere la regla 2.8.1.6., así como las demás personas físicas y las Asociaciones Religiosas que hayan optado por utilizar la herramienta electrónica “Mis cuentas” de conformidad con lo previsto en la regla 2.8.1.3.,deberán llevarla en sistemas electrónicos con la capacidad de generar archivos en formato XML.

Sin embargo, como podemos observar se encuentra previsto considerar el tope de 2 millones de pesos establecido en la ley de ISR como parte de las personas físicas que pueden entrar de cajón en la excepción para no enviar mensualmente archivos en XML contables y obviamente utilizar el sistema MIS CUENTAS.

Cuando el amparo contra el envío contable resulta contraproducente

Creo que en todos los cursos que he impartido sobre contabilidad me han preguntado si es conveniente o no ampararse, una de tantas preguntas esotéricas que me hacen, pero considero que tiene que ser una decisión conjunta y práctica porque lo que sí hay que tener claro es que el BUZÓN TRIBUTARIO se va a convertir en el único mecanismo de comunicación con las autoridades (no sólo con el SAT ojo), y por otro lado no considerarlo como un permiso para no hacer ningún proceso contable electrónico, ya que a estas alturas en donde las pólizas ya deben incluir las referencias de los documentos soporte, hay colegas que me dicen que no han hecho, ni van a hacer nada porque ¡están amparados!

El problema es el alcance de las resoluciones que se han emitido porque bloquean el acceso al buzón para no enviar la contabilidad electrónica.

Si bien es cierto existen contribuyentes que lo único que pretenden es no estar enviando información patrimonial y financiera sin razón fundada y motivada, a través de un medio en donde no ha garantías reales de que esta información no será hackeada o que caiga en las manos equivocadas; el asunto ahora es que han perdido el acceso al portal utilizado como mecanismo de comunicación y de envío de trámites al SAT.

La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON) reconoció la sensibilidad del Poder Judicial de la Federación para precisar el alcance de la suspensión que el propio Juez había concedido contra la Contabilidad Electrónica, ya que inicialmente en los casos defendidos por PRODECON, y en otros múltiples presentados por los contribuyentes, se pidió tan sólo que se suspendiera el envío de la Contabilidad Electrónica.

Sin embargo, como lo informó PRODECON en su página, la suspensión otorgada inicialmente por los dos Jueces de Distrito que conocieron de estos amparos, abarcó todo el uso del Buzón Tributario por parte de los contribuyentes; varios de los cuales acudieron a la Procuraduría para quejarse de tal situación, ya que el Buzón Tributario se utiliza no sólo para el envío de la contabilidad electrónica, sino para otros importantes trámites, como solicitudes de devolución y certificaciones en materia de comercio exterior.

De ahí que el amparo no es práctico para todos y en algunos casos resulta peor el remedio que la enfermedad. Considero que el secreto es indicar la necesidad de contar con un mecanismo que garantice la intimidad financiera sin dejar de cumplir con nuestras obligaciones fiscales, pero al mismo tiempo contemplar la necesidad de continuar con el uso del buzón para no impedir ese cumplimiento oportuno de obligaciones.

¿Cuánto más puede llegar a costar un sistema contable?

No podemos negar que esto de la contabilidad digital nos tiene lo suficientemente entretenidos como para meditar en que el SAT entre más tiempo pasa, más información solicita y es que ahora la novedad es que los contadores podríamos ocupar el poco tiempo libre que nos queda en aprender un idioma nuevo; ¿y eso por qué?

Resulta que la nueva regla miscelánea 2.8.1.19 establece que cuando la contabilidad, incluyendo la documentación comprobatoria, se encuentre en idioma distinto al español, las autoridades fiscales podrán solicitar su traducción POR UN PERITO TRADUCTOR AUTORIZADO POR AUTORIDAD COMPETENTE.

¿Tendrá la autoridad una idea del costo de traducir cada documento? Ah porque también ese requisito debe acompañar los documentos que se integren en los trámites de devoluciones y compensaciones.

Por si colapsa el sistema

Hoy es el gran día y aparentemente no hay prórroga para el envío de la contabilidad así que si necesitan cumplir algún trámite adicional y demostrar que enviaron el catálogo de cuentas y las balanzas pero se vuelve a caer el buzón tributario, podrían intentar enviar los archivos comprimidos por el módulo de aclaraciones de MI PORTAL, claro que les van a decir que no es por ahí pero algunos contribuyentes necesitan demostrar que cumplieron en tiempo, aunque después reenvíen la información por el buzón tributario.

Aunque la autoridad informó como medida alternativa que los contribuyentes obligados a entregar la contabilidad electrónica que pueden enviar la información a través de la sección Trámites del Portal de internet del SAT.

La Regla que da fundamento a esta opción está contenida en el proyecto de Segunda Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal 2015, publicado en el Portal de internet del SAT y próximamente en el Diario Oficial de la Federación.

Recuerden que las pólizas y los auxiliares de folios y de cuentas se van a enviar a partir del 3 de septiembre de 2015, a solicitud de la autoridad fiscal, de la información correspondiente a julio de 2015.

Llegué a la Tierra Prometida

Varios de ustedes me imagino están de vacaciones, a lo mejor disfrutando de respirar aire menos contaminado que el de la ciudad, otros a lo mejor preparando declaraciones anuales y otros quizá solo durmiendo para cargar baterías porque seguro la semana entrante se van a desvelar.

Sin embargo yo soy de las adictas a la adrenalina que probé el sistema de envío de contabilidad del buzón tributario. Toda una aventura, de entrada porque para cuando me di cuenta que estaba en la computadora que utilizo para trámites del seguro social pero gracias a Dios no tuve necesidad de actualizar mi Java, lo que sí es importante es que primero se inscriban al buzón tributario para que puedan buscar una liga de acceso denominada APLICACIONES, porque ahí está el acceso al envío de la contabilidad.

Yo les recomiendo que antes de enviar información entren al validador de archivos XML para que verifiquen que la estructura de los archivos que envían es la correcta, ya que el SAT ha hecho varias adecuaciones a los formatos originales.

Y por favor verifiquen el periodo que tienen abierto en su sistema contable, porque el primer archivo a enviar es el CATÁLOGO DE CUENTAS, y si por alguna razón lo generan con fecha de febrero o marzo van a generar un error de lógica ya que el catálogo se tendría que enviar por el periodo 01, es decir, del mes de enero y después sólo en caso de que sea modificado.

Descarguen su acuse de aceptación de los archivos enviados y que Dios nos agarre confesados. Por cierto, para cuando entré ya había mas de 6 mil balanzas enviadas de enero y 4 mil de febrero.

Mi mandato es: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas” JOSUE 1:9