El SAT con buenas intenciones pero sin comprender la situación crítica que vivimos los contribuyentes

Ver Imagen

Ver Imagen

Y todo esto para que en un comunicado de prensa del día 27 de marzo del presente ratifiquen que:

Como es de conocimiento público, durante el mes de marzo se lleva a cabo la campaña de declaración de personas morales y en abril la correspondiente a personas físicas. Para ello, el SAT se ha preparado con toda oportunidad, tanto en la actualización de los sistemas y plataformas tecnológicas como en la atención personalizada. Para ejemplificar lo anterior, nuestros sistemas han permitido a los contribuyentes presentar declaraciones fiscales en línea, recibiendo en promedio más de 172,000 declaraciones al mes. Estamos cumpliendo con nuestra oferta de trámites y servicios en función de la contingencia. Exhortamos a personas morales y personas físicas a seguir contribuyendo y poniendo su granito de arena para solventar estos tiempos difíciles para nuestro país y el mundo.

La pregunta es ¿con qué recursos? Muchos sectores han parado operaciones, los patrones hacen lo que pueden para mantener el pago de salarios y no despedir gente, en el mejor de los casos, porque en casos extremos a los trabajadores los mandan a su casa sin goce de sueldo, ya que sin actividad y viviendo al día no hay ahorro que alcance; y no sé si lo ha contemplado la autoridad, pero sin estímulos y programas de apoyo no va a haber nada que recaudar si las empresas desaparecen.

Se han cerrado plazas comerciales e infinidad de negocios “no esenciales”, sin tener una definición de ese concepto de forma oficial, pero las rentas, el agua, y la luz no se dejan de cobrar. Ojalá que cuando se generen los saldos a favor, el SAT no tarde mucho el devolver los importes a los contribuyentes,  así como lo marcan nuestra Constitución, un pago de impuestos proporcional y equitativo o  el interés superior de la nación, excluye respetar los derechos de los contribuyentes.