Para tomarse en cuenta en sistemas “punto de venta”

COMPROBANTES FISCALES. SU EMISIÓN POR SISTEMAS ELECTRÓNICOS, ES NECESARIO CONTAR CON AUTORIZACIÓN DEL SERVICIO DE ADMINISTRACIÓN TRIBUTARIA.- En los casos en los que, los contribuyentes opten por emitir sus comprobantes fiscales mediante equipo de cómputo propio, en términos del artículo 169 del Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta, tal equipo debe contar con una autorización del Servicio de Administración Tributaria, de lo contrario, se entiende que no cumplen con lo dispuesto por los artículos 29 y 29-A, del Código Fiscal de la Federación, pues el hecho de que los comprobantes sean emitidos mediante equipo de cómputo que no esté autorizado por el Servicio de Administración Tributaria, implica el incumplimiento del resto de los requisitos indicados en los preceptos legales en comento, ya que los comprobantes se expiden por equipo de cómputo que no cuenta con la autorización correspondiente, por tanto, si el contribuyente no acredita contar con dicha autorización, resulta ocioso por innecesario que la Sala analice los “tickets” aportados en el juicio, pues es esencial en primer orden comprobar que son impresos por empresa autorizada, o bien, por máquina registradora o por equipo de cómputo autorizado, antes de valorar los mismos como comprobantes fiscales legalmente expedidos.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 2153/09-09-01-8.- Resuelto por la Sala Regional del Centro II del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 31 de mayo de 2010, por unanimidad de votos.- Magistrado Instructor: Adalberto G. Salgado Borrego.- Secretaria: Lic. Fany L. Navarrete Alcántara.

Tipo de Documento: Tesis Aislada Época: Séptima época Instancia: Sala Regional del Centro II Publicación: No. 2 Septiembre 2011. Página: 102

En los comprobantes simplificados no se debe anotar el RFC del contribuyente

COMPROBANTES FISCALES. SON SIMPLIFICADOS CUANDO EN ELLOS NO SE IDENTIFICA A LA PERSONA A LA CUAL SE EXPIDEN.- De la interpretación armónica de los numerales 29 y 29-A, del Código Fiscal de la Federación y 37, fracción I, del Reglamento del Código Fiscal de la Federación, vigentes en el ejercicio de 2009, válidamente puede concluirse que la obligación de expedir comprobantes fiscales simplificados se encuentra supeditada a que los contribuyentes realicen enajenaciones o presten servicios al público en general, siempre que no se desglose el impuesto al valor agregado en dicho comprobante y reuniendo los requisitos del artículo 29-A en cita, o en su caso, únicamente los que al efecto se establecen en sus fracciones I, II y III; sin embargo, si bien es cierto, el artículo 37, fracción I, de mérito, prevé que los comprobantes simplificados podrán expedirse “en los términos del artículo 29-A”, lo cierto es que, los comprobantes así expedidos, deberán contener los requisitos ahí establecidos, con excepción del previsto en la fracción IV, “La clave del registro federal de contribuyentes de la persona a favor de quien se expida”, lo anterior es así, ya que, tomando en consideración que la expedición de comprobantes fiscales simplificados se encuentra -como se dijo- supeditada a la realización de operaciones con el público en general, si en su caso, se cumpliera con todos los requisitos establecidos en el multicitado numeral 29-A, incluido el establecido en su fracción IV, el comprobante así emitido, perdería la naturaleza de simplificado, en razón de que, si en el comprobante se identifica al contribuyente a favor del cual se expide, ya no sería una operación celebrada con el público en general, sino una operación realizada con un contribuyente plenamente identificado, razón por la cual el hecho de que un comprobante fiscal se considere simplificado dependerá de que en él se identifique, o no, al contribuyente a favor del cual se expide, además de reunir los requisitos ya mencionados, es decir, los establecidos en el artículo 29-A, con la excepción ya precisada, o en su caso únicamente los señalados en sus fracciones I, II y III, de conformidad con el artículo 37, fracción I, del Reglamento del Código Fiscal de la Federación.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 21455/09-17-08-4.- Resuelto por la Octava Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 20 de mayo de 2011, por unanimidad de votos.- Magistrada Instructora: Victoria Lazo Castillo.- Secretaria: Lic. Maricela Ponce Villanueva.

Tipo de Documento: Tesis Aislada Época: Séptima época Instancia: Octava Sala Regional Metropolitana Publicación: No. 1 Agosto 2011 Página: 140

La importancia del código postal en un comprobante

COMPROBANTES FISCALES. DEBE CONSIDERARSE SATISFECHO EL REQUISITO DE QUE CONTENGAN EL DOMICILIO FISCAL DEL CONTRIBUYENTE, AUN CUANDO SE OMITA SEÑALAR LA COLONIA, SI SE ANOTA EL CÓDIGO POSTAL CORRESPONDIENTE (LEGISLACIÓN VIGENTE EN 2009). De los artículos 29 y 29-A del Código Fiscal de la Federación y 37, fracción I, de su reglamento, vigentes en 2009, se advierten la obligación a cargo de los contribuyentes de expedir comprobantes por las actividades que realicen y los requisitos que éstos deben reunir, dentro de los cuales destaca el previsto en la fracción I del segundo de los indicados preceptos, relativo a que consignen el domicilio fiscal de aquéllos, sin que se especifique la forma en que debe plasmarse o los datos que debe contener. Consecuentemente, debe considerarse satisfecho dicho requisito, aun cuando en el comprobante se omita señalar la colonia, si se anota el código postal, que se integra por una serie de números que describen la ubicación geográfica de una localidad, incluyendo la colonia, de acuerdo con el Catálogo Nacional de Códigos Postales del Servicio Postal Mexicano, pues tal circunstancia no obstaculiza el ejercicio de las facultades fiscalizadoras de la autoridad, al contener el señalado documento la información suficiente para localizar al contribuyente a fin de que cumpla con sus obligaciones tributarias.

CUARTO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo directo 140/2011. Cigarros La Favorita, S.A. de C.V. 16 de junio de 2011. Unanimidad de votos. Ponente: Jean Claude Tron Petit. Secretaria: Alma Flores Rodríguez.

Registro No. 161372
Localización: Novena Época Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta XXXIV, Agosto de 2011 Página: 1298 Tesis: I.4o.A.783 A Tesis Aislada Materia(s): Administrativa

¿Cómo denuncio la falta de entrega de un XML?

Como recordarán el archivo XML es la factura electrónica en su versión original, y hay establecimientos donde no se está entregando dicho archivo, tampoco la representación impresa y te prometen el envio por correo electrónico, pero te quedas esperando y cuando llamas solicitando tu factura te dicen que como ya pasó tiempo, pues que no te la pueden dar.

A mi no me gusta recomendar una denuncia, porque eso no hace que recuperes tu factura o recibo, es sólo para que el SAT verifique si en realidad el establecimiento emite comprobantes, pero a veces será necesario cuando la situación ya resulta en que no puedas efectuar una deducción.

Si no te quieren entregar factura en XML presenta un escrito libre, en sobre cerrado con la leyenda “Confidencial” en oficinas del SAT, el problema es que este escrito debe ir acompañado en su caso, de documentación que soporte las presuntas irregularidades denunciadas y de los siguientes datos:
• Nombre de la persona física o empresa que denuncia,
• Domicilio donde puede ser localizada,
• Actividad a la que se dedica,
• Fecha en que se conocieron los hechos denunciados, y
• Descripción de manera pormenorizada las conductas presuntamente irregulares en que incurre el contribuyente denunciado, por ejemplo: no expide comprobantes por los servicios que presta, lleva doble contabilidad, no presenta las declaraciones anuales o de pagos provisionales, etc.

También puedes hacerlo por los siguientes medios:

Correo electrónico, podrá presentar la denuncia en la siguiente cuenta de correo: denuncias@sat.gob.mx.

Por teléfono, deberá marcar al 01 800 46 36 728, digitando la opción número 8 “Denuncias y quejas” del menú principal y posteriormente la opción 2 “Denuncias por evasión fiscal”.

La información que se proporcione por cualquiera de los medios antes descritos, y la que derive de la investigación y sus resultados, es clasificada como reservada; razón por la cual no se proporciona información alguna relacionada con la denuncia presentada.

¿Es posible facturar en dólares?

Como bien es sabido en México la moneda de curso legal es el PESO, sin embargo, por cuestiones comerciales a veces es necesario emitir una factura en DÓLARES, y posteriormente realizar al tipo de cambio del día el registro o el cobro de la misma para conocer su equivalencia a pesos.

La cuestión es que eso ha llegado generar la duda de si es factible facturar en moneda extranjera, a lo que mi respuesta es SI.

La razón la pueden encontrar en el Criterio Normativo del SAT 16/2010/CFF, ya que al no establecerse expresamente en el artículo 29-A del Código Fiscal de la Federación que el valor unitario deba consignarse en moneda nacional en los comprobantes fiscales, es posible que el mismo sea expresado en moneda extranjera.

Por qué las representaciones impresas de facturas electrónicas no son suficientes para realizar la deducción

Hasta el año pasado existía la regla I.2.11.4 que establecía en su primer párrafo lo siguiente:

 Para los efectos del artículo 29, fracción IV, primer párrafo del CFF, las impresiones de los comprobantes emitidos de conformidad con este Capítulo, tendrán los mismos alcances y efectos que los comprobantes fiscales digitales que les dieron origen.

Es por eso que hasta 2010, no había problema en sólo utilizar las representaciones impresas como documento válido para efectuar una deducción, desafortunadamente esta regla se derogó el 28 de diciembre de 2010.

Las nuevas reglas II.2.5.1.3 y II.2.7.1.5, que se puede decir “sustituyeron” a la anterior, ya no contienen el párrafo a que se hizo referencia, sólo enlistan los requisitos que deben contener dichas representaciones impresas, y no para hacer deducible el papel, sino para constatar que el archivo XML (que a simple vista no se le entiende nada) contiene la información solicitada por el SAT; pero no para sustituir a la factura electrónica que al final de cuentas es sólo un impulso electrónico, sino porque nosotros aún no contamos con un “chip” para leer o entender lo que ocurrió en este impulso electrónico, y la representación impresa es nuestra traducción para comprender el contenido.

Además el artículo 29 del Código Fiscal de la Federación dispone que:

 Los contribuyentes que deduzcan o acrediten fiscalmente con base en los comprobantes fiscales digitales, incluso cuando dichos comprobantes consten en documento impreso, para comprobar su autenticidad, deberán consultar en la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria si el número de folio que ampara el comprobante fiscal digital fue autorizado al emisor y si el certificado que ampare el sello digital se encuentra registrado en dicho órgano desconcentrado y no ha sido cancelado.

Definitivamente para verificar un sello digital necesitamos un software validador. Este proceso tarda una fracción de segundo y nos garantiza que dicha factura no ha sido modificada desde que se selló. También podemos asegurar quién es el autor de dicho sello aplicando lo que expresa el SAT como “el no repudio”.