COVID es riesgo de trabajo para empleados del IMSS

Se instruye a la Dirección de Prestaciones Económicas y Sociales, mientras dura la contingencia, para que en coordinación con la Dirección de Administración y la Dirección de Prestaciones Médicas, en los casos de trabajadores del IMSS, que laboran en Unidades Médicas y que hayan sido identificados como confirmados o sospechosos por COVID-19, se les reconozca la Incapacidad Temporal para el Trabajo con diagnóstico de COVID-19 y probable COVID-19, como Riesgo de Trabajo, posterior a verificar su asistencia a laborar hasta 14 días previos al inicio de los síntomas.

El mundo no volverá a ser el mismo

Descarga el documento completo aquí

Esta herramienta nos va a servir para declaración de prima de riesgo

El Instituto Mexicano del Seguro Social, con fines orientativos, dio a conocer una nueva herramienta con la cual podrá consultar la relación de los riesgos de trabajo terminados que hayan sufrido tus trabajadores, con el fin de facilitarte el control de la documentación y registro de tu siniestralidad en términos del Artículo 34 del Reglamento de la Ley del Seguro Social en materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización (RACERF).

Si desea ver el contenido completo dé clic en la siguiente liga:

http://www.imss.gob.mx/patrones/rtt

Accidente en trayecto al trabajo

ACCIDENTE SUFRIDO DURANTE EL TRASLADO DEL HOGAR AL CENTRO DE TRABAJO. DEBE CONSIDERARSE COMO RIESGO DE TRABAJO, PERO NO INCLUIRSE COMO SINIESTRO A EFECTO DE CALCULAR LA PRIMA DE SEGURO DE RIESGO DE TRABAJO.- Los artículos 41 y 42 de la Ley del Seguro Social establecen que son riesgos de trabajo los accidentes y enfermedades a que están expuestos los trabajadores en ejercicio o con motivo del trabajo, y que se consideran como tales toda lesión orgánica o perturbación funcional, inmediata o posterior; o la muerte, producida repentinamente en ejercicio, o con motivo del trabajo, cualquiera que sea el lugar y el tiempo en que dichos sucesos se presenten, inclusive los ocurridos al trasladarse el trabajador, directamente de su domicilio al lugar del trabajo, o de este a aquel; ahora bien, si en el aviso de atención médica inicial y calificación de probable riesgo de trabajo ST-7, el asegurado hace constar que el incidente que sufrió aconteció durante el trayecto de su hogar al centro laboral, por disposición expresa de los artículos 72 de la Ley del Seguro Social y 32 del Reglamento de la Ley del Seguro Social en Materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización, la empresa a efecto de calcular su prima no tomará en cuenta para la siniestralidad el aludido accidente.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 4311/12-07-02-1.- Resuelto por la Segunda Sala Regional de Occidente del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 30 de octubre de 2012.- Sentencia: por unanimidad de votos.- Tesis: por mayoría de votos.- Magistrado Instructor: Alfredo Ureña Heredia.- Secretario: Lic. David Fernando Castillón Dueñas.

Dos razones importantes para recabar las incapacidades a tiempo

Como se habrán dado cuenta, un dato importante que contienen y requieren los recibos de nómina digitales es indicar el monto, número de días y motivos de las incapacidades. Pero independientemente de lo extremo que te pueda resultar este requisito en los comprobantes digitales, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos emitió la “Recomendación de solicitar al IMSS la validación de la información sobre riesgos de trabajo, si tuvieron como consecuencia la posible expedición de una IPP” del Lic. Austreberto Bañuelos Correa.

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en sesión privada del 22 de octubre del 2008, aprobó la Jurisprudencia 2ª./J.159/2008, mediante la cual estable el criterio firme de que el patrón está obligado a recabar la documentación del trabajador o de sus familiares o, si éstos omiten entregarla, obtenerla del IMSS sobre los riesgos ocurridos en la empresa para determinar la prima correspondiente.

Esta Jurisprudencia, desafortunadamente, es interpretada parcialmente por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa y algunos Tribunales Colegiados quienes antes consideraban ilegales las rectificaciones de prima, cuando el IMSS no notificaba directamente al patrón la calificación como riesgos de trabajo los accidentes o enfermedades que sufrieran los trabajadores, conforme a lo dispuesto en el artículo 50 de la Ley del Seguro Social.

Registro No. 168419
Localización: Novena Época
Instancia: Segunda Sala
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, XXVIII, Noviembre de 2008, Página:
236
Tesis: 2a./J. 159/2008, Jurisprudencia
Materia(s): Administrativa
RIESGOS DE TRABAJO. PARA DETERMINAR LA PRIMA EL PATRÓN ESTÁ OBLIGADO A RECABAR LA DOCUMENTACIÓN DEL TRABAJADOR O DE SUS FAMILIARES U OBTENERLA DEL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL. El artículo 50 de la Ley del Seguro Social, prevé que el Instituto está obligado a comunicar cuando califique de profesional algún accidente o enfermedad o en caso de recaída con motivo de éstos; por su parte, el artículo
34 del Reglamento de la Ley del Seguro Social en Materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización, dispone que el patrón, para determinar la prima de riesgos de trabajo, deberá llevar un registro pormenorizado de su siniestralidad mediante la documentación e información por él generada, así como la elaborada por el Instituto, la cual deberá recabar del trabajador, de sus familiares o del Instituto, si aquéllos omiten entregársela. Ahora bien, la prevención establecida en el precepto citado en primer término no releva al patrón de recabar, del propio Instituto, la documentación o información relacionada con su siniestralidad, como lo señala la disposición reglamentaria, porque para determinar su prima por riesgo de trabajo deberá atender al artículo 72 de la Ley del Seguro Social, el cual establece el empleo de una fórmula integrada, entre otros, con el número de trabajadores expuestos al riesgo, el total de días subsidiados a causa de incapacidad temporal, los porcentajes de las incapacidades permanentes, parciales, totales y el número de defunciones, datos que de no obrar en su registro deberá recabarlos del Instituto junto con los que sean necesarios para obtener con exactitud el monto de la prima.

Contradicción de tesis 117/2008-SS. Entre las sustentadas por el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito y el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Cuarto Circuito. 17 de septiembre de 2008. Cinco votos. Ponente: Genaro David Góngora Pimentel. Secretario: Javier Arnaud Viñas.

Tesis de jurisprudencia 159/2008. Aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada del veintidós de octubre de dos mil ocho.

Si el patrón solicitó al IMSS la validación de su información sobre riesgos de trabajo y éste no contesta o contesta en el sentido de que no está obligado a proporcionarla, le estará entregando a aquél los elementos de prueba necesarios y suficientes para obtener una sentencia favorable a la empresa en caso de litigio.

La solicitud, sellada de recibida por parte del IMSS, es muy importante pues con ella se evidencia que el patrón trató de recabar la información del Instituto, tal como se razona en la Jurisprudencia en comentario. La solicitud sellada de recibido ha sido prueba fundamental para obtener sentencias favorables a las empresas cuando el IMSS ha intentado rectificar la prima sin haber hecho la notificación legal correspondiente.

ÉPOCA: Sexta
INSTANCIA: Primera sala Regional del Norte – Centro II.
FUENTE: Revista del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.
TESIS: VI-TASR-VIII-I8
PÁGINA: 223
REVISTA: Sexta Época. Año II. No. 24. Diciembre 2009.
RIESGOS DE TRABAJO. PARA DETERMINAR LA PRIMA, EL PATRÓN NO ESTÁ OBLIGADO A INCLUIR A LOS TRABAJADORES RESPECTO DE LOS CUALES EL INSTITUTO, EN RESPUESTA A SU SOLICITUD, LE INFORMÓ QUE NO EXISTE REGISTRO EN SUS ARCHIVOS, DE ENFERMEDAD O ACCIDENTE CALIFICADO COMO PROFESIONAL.- Es criterio definido en la Jurisprudencia número 2a./J. 159/2008, emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuyo rubro es “RIESGOS DE TRABAJO. PARA DETERMINAR LA PRIMA EL PATRÓN ESTÁ OBLIGADO A RECABAR LA DOCUMENTACIÓN DEL TRABAJADOR O DE SUS FAMILIARES U OBTENERLA DEL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL”, que lo establecido en el artículo 50 de la Ley del Seguro Social, al obligar al Instituto Mexicano del Seguro Social, a dar aviso al patrón cuando califique de profesional algún accidente o enfermedad, no releva a éste, de la obligación derivada del artículo 34 del Reglamento de la Ley del Seguro Social, en Materia de Afiliación, Clasificación de Empresas, Recaudación y Fiscalización, de recabar del Instituto, la documentación e información relacionada con su siniestralidad, para determinar su prima, aplicando la fórmula y datos previstos en el artículo 72 de la Ley citada. Luego entonces, si el patrón acredita en el juicio contencioso administrativo, que solicitó con oportunidad al Instituto, que le informara si en el periodo respectivo, existía registrado algún siniestro sufrido por determinados trabajadores, que se hubiera calificado como riesgo de trabajo y que esa autoridad dio una respuesta negativa, debe considerarse ilegal la rectificación de la prima del grado de riesgo, en la que se incluyan trabajadores respecto de los cuales, se informó al patrón, que no existía registro alguno de accidentes o enfermedades calificados como profesionales en los archivos de la autoridad.

Juicio Contencioso Administrativo Núm. 1445/09-05-01-3.- Resuelto por la Primera Sala Regional del Norte-Centro II del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el 31 de agosto de 2009, por unanimidad de votos.- Magistrada Instructora: Alma Orquídea Reyes Ruiz.- Secretaria: Lic. Sandra Gabriela Martínez Rodríguez.

Criterio en materia de riesgo de trabajo que produzca una incapacidad parcial permanente del 25% o menor

RIESGO DE TRABAJO. LAS PRESTACIONES EN ESPECIE A QUE TIENE DERECHO EL TRABAJADOR POR SUFRIR UNA INCAPACIDAD PARCIAL PERMANENTE DEL VEINTICINCO POR CIENTO O MENOR COMO CONSECUENCIA DE AQUÉL DEBEN PROPORCIONARSE PERMANENTEMENTE, POR LO QUE SU OTORGAMIENTO NO ESTÁ CONDICIONADO A SU EVENTUAL RESTABLECIMIENTO MÉDICO.
En términos de la jurisprudencia 2a./J. 81/2000, emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver la contradicción de tesis 25/2000-SS, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XII, septiembre de 2000, página 115, de rubro: “RIESGOS PROFESIONALES. EL PAGO DE LA INDEMNIZACIÓN GLOBAL POR INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL, IGUAL O MENOR AL VEINTICINCO POR CIENTO, CONFORME A LA LEY DEL SEGURO SOCIAL, ABROGADA Y VIGENTE, NO IMPIDE OTORGAR AL ASEGURADO LAS PRESTACIONES EN ESPECIE, PUES A ÉSTAS TAMBIÉN TIENE DERECHO.”, cuando un trabajador asegurado sufra un riesgo de trabajo que le produzca una incapacidad parcial permanente valuada en un veinticinco por ciento o menor, tendrá derecho a recibir del Instituto Mexicano del Seguro Social, como prestación en dinero, una indemnización global equivalente a cinco anualidades de la pensión que le hubiese correspondido, sin perjuicio de que se le otorguen las prestaciones en especie a que también tiene derecho conforme a la ley, tales como asistencia médica, quirúrgica y farmacéutica; servicios de hospitalización; aparatos de prótesis y ortopedia, así como rehabilitación. Ahora bien, en las consideraciones que dieron origen a la mencionada jurisprudencia se concluyó: “… los trabajadores que sufran un riesgo de trabajo que les produzca una incapacidad parcial permanente con una valuación del veinticinco por ciento o menor, tienen derecho tanto a la indemnización que corresponda a la disminución órgano-funcional por la incapacidad sufrida como a las prestaciones en especie que se prevén para esa misma rama de seguro, hasta que el trabajador siniestrado logre su restablecimiento.”; lo que, eventualmente, llevaría a deducir que el otorgamiento de las prestaciones en especie están sujetas al restablecimiento médico del trabajador. Sin embargo, dicha expresión no puede tener fuerza vinculatoria, ya que el tema central de la contradicción de tesis no fue resolver sobre el lapso que deben permanecer las prestaciones en especie, sino determinar si éstas proceden junto con la indemnización global, o si por virtud de que con la indemnización se extingue el vínculo existente entre institución y asegurado, ya no se tiene derecho a las prestaciones en especie. Asimismo, porque no obstante las consideraciones de una ejecutoria pueden servir de orientación o vincular a determinada autoridad, lo cierto es que aquella afirmación de “hasta que el trabajador siniestrado logre su restablecimiento”, no está respaldada o precedida por un análisis sobre el lapso que deben permanecer las prestaciones en especie en favor del trabajador, de manera que se trata de una expresión aislada que carece de obligatoriedad, precisamente por no estar motivada. Además, debe tomarse en cuenta que la mencionada afirmación se contrapone a las propias consideraciones vertidas al resolver la contradicción de tesis, pues no se justifica que primero estipule que el hecho de que un trabajador asegurado reciba una indemnización global no es causa ni motivo para privarlo de las prestaciones en especie previstas en el artículo 63 de la Ley del Seguro Social derogada, porque el derecho a recibir las prestaciones en especie y en dinero surge desde el momento en que se define que el asegurado sufre una incapacidad parcial permanente, única condición que la ley impone para el surgimiento de tal derecho y, posteriormente, como conclusión, diga que los trabajadores que sufran un riesgo de trabajo que les produzca una incapacidad parcial permanente del veinticinco por ciento o menor, tienen derecho tanto a la indemnización como a las prestaciones en especie hasta que el trabajador siniestrado logre su restablecimiento. Finalmente, las prestaciones en especie, aunque tienen como fin restablecer en lo posible la salud o función corporal del trabajador, no pueden sujetarse exactamente al momento en que éste, a criterio del instituto, se encuentre recuperado médicamente, pues se correría el riesgo de que dicho trabajador, en apariencia, se encuentre rehabilitado con la consecuencia de que se excluyan las prestaciones de mérito y que, con posterioridad, surja nuevamente el padecimiento o alguna de sus características, lo que podría suceder, pues los efectos de una enfermedad profesional pueden surgir días, meses o años después, incluso, aminorar al grado de desaparecer y después regresar, frente a lo cual, no estaría en condiciones de solicitar la atención médica, precisamente por estar dado de baja, lo que ocasionaría un grave perjuicio al accionante al tener que solicitar de nueva cuenta el otorgamiento de las prestaciones en especie, ya sea en la vía administrativa o judicial, con todo lo que ello le ocasionaría si no se le otorgan oportunamente. De ahí que dichas prestaciones en especie deban otorgarse permanentemente, sin condicionarse a un eventual restablecimiento médico del trabajador.

TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA DE TRABAJO
TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA DE TRABAJO DEL PRIMER CIRCUITO
Amparo directo 681/2012. Instituto Mexicano del Seguro Social. 27 de septiembre de 2012. Unanimidad de votos. Ponente: Tarsicio Aguilera Troncoso. Secretario: Francisco Javier Munguía Padilla.

[TA]; 10a. Época; T.C.C.; S.J.F. y su Gaceta; Libro XVI, Enero de 2013, Tomo 3; Pág. 2224

Otra razón para solicitar incapacidades a los trabajadores

Recordarán que la semana pasada comenté lo importante que resulta tener las incapacidades cuando un trabajador se enferma o se accidenta, sobre todo cuando dicho suceso se consideró un riesgo de trabajo.

Pues bien, haciendo memoria y conforme a lo establecido en el artículo 132 de la Ley Federal del Trabajo, las normas oficiales mexicanas son de aplicación estricta (si no lo recuerdan se están enterando). Por tal motivo, una de las tareas que les dejé en las vacaciones de diciembre (y si no la han realizado se aproxima un puente y semana santa) consistía en revisar las normas oficiales en materia laboral, que por cierto, las pueden consultar dando clic aquí.

Sin embargo, es importante que consieren cumplir con lo establecido en el artículo 504 de la Ley Federal del Trabajo, ya que dentro de las obigaciones especiales que tienen los patrones se encuentra la siguiente:

V. Dar aviso escrito o por medios electrónicos a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, al Inspector del Trabajo y a la Junta de Conciliación y Arbitraje, dentro de las 72 horas siguientes, de los accidentes que ocurran proporcionando los siguientes datos y elementos:
a) Nombre y domicilio de la empresa;
b) Nombre y domicilio del trabajador; así como su puesto o categoría y el monto de su salario;
c) Lugar y hora del accidente, con expresión sucinta de los hechos;
d) Nombre y domicilio de las personas que presenciaron el accidente; y,
e) Lugar en que se presta o haya prestado atención médica al accidentado.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social y el Instituto Mexicano del Seguro Social deberán intercambiar información en forma permanente respecto de los avisos de accidentes de trabajo que presenten los patrones, así como otros datos estadísticos que resulten necesarios para el ejercicio de sus respectivas facultades legales; y

VI. Tan pronto se tenga conocimiento de la muerte de un trabajador por riesgos de trabajo, dar aviso escrito a las autoridades que menciona la fracción anterior, proporcionando, además de los datos y elementos que señala dicha fracción, el nombre y domicilio de las personas que pudieran tener derecho a la indemnización correspondiente.

Para cumplir con esta disposición existe una NORMA Oficial Mexicana NOM-021-STPS-1994, Relativa a los requerimientos y características de los informes de los riesgos de trabajo que ocurran, para integrar las estadísticas, publicada en el DOF el 24 de mayo de 1994, que incluye los formatos que se deben presentar a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Ya sé que se estarán preguntando el cómo y dónde, pero recuerden que esta disposición había estado “dormida” por mucho tiempo y la obligatoriedad de las NOM´s se da a partir del 1 de diciembre de 2012, así que podríamos intentar presentarlos por oficialía de partes en las delegaciones que tiene la secretaría a nivel estatal.

Por esta razón es muy importante que los trabajadores entreguen la documentación recabada por parte del IMSS, ya que conforme a lo establecido en esta NOM, el formato que se llenará deberá coincidir con lo que tiene el IMSS en sus expedientes, y así evitarnos una sanción.

Es momento de ir poniendo límites

Resulta muy frustrante poner todo nuestro empeño en cumplir a tiempo para presentar cuanta declaración se le ocurre a la autoridad para que al final todo se venga al traste ya que a los trabajadores no se les dio la gana entregar sus incapacidades, porque se les olvidó, las perdieron, consideraron que no era tan importantes o de plano están ocultando el documento para cubrir una mentira.

En este caso las incapacidades son importantes para justificar la falta, ajustar el pago de cuotas al IMSS y de paso para verificar si no se trata de un caso que se necesite relacionar en la determinación de la nueva prima de riesgo en el trabajo, entre otras

El punto aquí es que si el trabajador no es del todo honesto y nos dice que faltó porque se resbaló en su casa, llega medio golpeado por andar de parranda con los amigos (aunque esa versión no la conoce su esposa), pero en el IMSS les dijo que tuvo un accidente de trabajo, la mentira tiene consecuencias económicas que pueden resultar funestas. No solo porque va a llegar una multa indicando que la declaración de la prima de riesgo va a estar mal calculada, sino por que las cuotas va a tener que rectificarse con sus accesorios, y como se trata de buscar un culpable ¿quién suponen que va a quedar como el malo de la película? Definitivamente habrá que delimitar bien el alcance de nuestras funciones antes de aceptar el regalito pero ¿hasta dónde puede llegar un contador o administrador de recursos humanos para cumplir responsablemente con su trabajo?

Conozco varios colegas que se dan a la tarea de solicitar a las Unidades de Medicina Familiar un reporte del estado de salud del trabajador, y dependiendo de la situación, copia de las incapacidades al médico que las extendió; pero ¡no es ya demasiado trabajo adicional!, ahora resulta que además debemos ser DETECTIVES.

Por ello y aunque pueda resultar extremo y radical el consejo, la reforma a la Ley Federal del Trabajo contempla dos artículos que podemos implementar para poner orden a esta falta de interés por parte del trabajador, y sobretodo para delimitar responsabilidades por aquello de que lleguen multas a la empresa:

Artículo 42.- Son causas de suspensión temporal de las obligaciones de prestar el servicio y pagar el salario, sin responsabilidad para el trabajador y el patrón:

VII. La falta de los documentos que exijan las Leyes y reglamentos, necesarios para la prestación del servicio, cuando sea imputable al trabajador; y

Artículo 47.- Son causas de rescisión de la relación de trabajo, sin responsabilidad para el patrón:

XIV Bis. La falta de documentos que exijan las leyes y reglamentos, necesarios para la prestación del servicio cuando sea imputable al trabajador y que exceda del periodo a que se refiere la fracción IV del artículo 43; (desde la fecha en que el patrón tenga conocimiento del hecho, hasta por un periodo de dos meses)

Próximamente les comentaré con más detalle la necesidad de tener mayor información sobre los accidentes o enfermedades de trabajo, porque ahora lo primero es cumplir con la determinación anual de la prima de riesgo.

Determinación de la Prima en el Seguro de Riesgos de Trabajo

Los patrones deben revisar su siniestralidad para determinar si permanecen en la misma prima con la cual vienen cubriendo sus cuotas en el seguro de riegos de trabajo, o si la misma disminuye o aumenta. Esta obligación vence el 29 de febrero.

Los patrones que se registraron por primera vez al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como los que hubieran cambiado de actividad, sin que abarquen el periodo del 1 de enero al 31 de diciembre de 2011, están exentos de la obligación de presentar la revisión anual de la siniestralidad, hasta que hayan completado un periodo anual del 1 de enero al 31 de diciembre.

Esa misma situación se aplicará a los patrones que suspendieron actividades o se dieron de baja en el IMSS y posteriormente reanuden operaciones en la misma actividad en la cual originalmente se habían registrado, siempre y cuando de la fecha de la baja a la reanudación haya transcurrido un tiempo mayor a seis meses.

Una vez realizado el cálculo para la determinación de la nueva prima de riesgos de trabajo, si resulta igual a la actual, los patrones estarán exentos de la obligación del formato impreso o el dispositivo magnético para la determinación de la prima referida.

Esta obligación de puede presentar utilizando el SUA, sin embargo, el IMSS dio a conocer en su página una herramienta en excel que sirve para realizar el cálculo y la impresión del formato correspondiente.

Descárga el archivo aquí.