Comprobantes emitidos al público en general

Recordarán que había una regla que establecía que Para los efectos de los artículos 29, fracción III, segundo párrafo y 29-A, último párrafo del CFF, los contribuyentes deberán expedir un comprobante simplificado cuando el importe de la operación sea igual o mayor de $100.00

Esta redacción se incorpora a la regla I.2.8.1.3

Representaciones impresas de CFD

Después de varios conflictos por el cambio de leyenda, al final se publica en la regla miscelánea II.2.7.1.5 que puede aparecer cualquiera de las siguientes leyendas: “Este documento es una representación impresa de un CFD”, “Este documento es una representación impresa de un Comprobante Fiscal Digital” o “Este documento es una impresión de un Comprobante Fiscal Digital”.

Entonces los requisitos de las representaciones impresas de los CFD (Medios Propios) quedan así:

Artículo 29-A
I.- Contener impreso el nombre, denominación o razón social, domicilio fiscal y clave del registro federal de contribuyente de quien los expida. Tratándose de contribuyentes que tengan más de un local o establecimiento, deberán señalar en los mismos el domicilio del local o establecimiento en el que se expidan los comprobantes.

II. Contener el número de folio asignado por el Servicio de Administración Tributaria o por el proveedor de certificación de comprobantes fiscales digitales y el sello digital a que se refiere la fracción IV, incisos b) y c) del artículo 29 de este Código.

III.- Lugar y fecha de expedición.

IV.- Clave del registro federal de contribuyentes de la persona a favor de quien expida.

V.- Cantidad y clase de mercancías o descripción del servicio que amparen.

VI. Valor unitario consignado en número e importe total consignado en número o letra, así como el monto de los impuestos que en los términos de las disposiciones fiscales deban trasladarse, desglosado por tasa de impuesto, en su caso.

VII. Número y fecha del documento aduanero, así como la aduana por la cual se realizó la importación, tratándose de ventas de primera mano de mercancías de importación.

Regla II.2.7.1.5
I. La cadena original con la que se generó el sello digital. Tratándose de contribuyentes que adicional a la impresión del CFD, pongan a disposición de sus clientes el comprobante en su formato electrónico, podrán no incluir el requisito establecido en esta fracción.
II. Sello digital del emisor del CFD.
III. Número de serie del CSD del emisor del CFD.
IV. Número de referencia bancaria o número de cheque con el que se efectúe el pago (opcional).
V. Cualquiera de las siguientes leyendas: “Este documento es una representación impresa de un CFD”, “Este documento es una representación impresa de un Comprobante Fiscal Digital” o “Este documento es una impresión de un Comprobante Fiscal Digital”.
VI. Para los efectos del artículo 29-A, fracción IV del CFF, se tendrá por cumplida dicha obligación en los casos de CFD´s que amparen una o más operaciones efectuadas con el público en general o con residentes en el extranjero que no se encuentren inscritos en el RFC, cuando en el mismo se consigne la clave del RFC genérico a que se refiere la regla I.2.7.1.1.
VII. Para los efectos del artículo 29-A, fracción VI del CFF, se deberán incluir adicionalmente los montos de los impuestos retenidos en su caso.
VIII. Unidad de medida, en adición a lo señalado en el artículo 29-A, fracción V del CFF.
IX. Hora, minuto y segundo de expedición, en adición a lo señalado en el artículo 29-A, fracción III del CFF.
X. El número y año de la aprobación de los folios.

Por qué las representaciones impresas de facturas electrónicas no son suficientes para realizar la deducción

Hasta el año pasado existía la regla I.2.11.4 que establecía en su primer párrafo lo siguiente:

 Para los efectos del artículo 29, fracción IV, primer párrafo del CFF, las impresiones de los comprobantes emitidos de conformidad con este Capítulo, tendrán los mismos alcances y efectos que los comprobantes fiscales digitales que les dieron origen.

Es por eso que hasta 2010, no había problema en sólo utilizar las representaciones impresas como documento válido para efectuar una deducción, desafortunadamente esta regla se derogó el 28 de diciembre de 2010.

Las nuevas reglas II.2.5.1.3 y II.2.7.1.5, que se puede decir “sustituyeron” a la anterior, ya no contienen el párrafo a que se hizo referencia, sólo enlistan los requisitos que deben contener dichas representaciones impresas, y no para hacer deducible el papel, sino para constatar que el archivo XML (que a simple vista no se le entiende nada) contiene la información solicitada por el SAT; pero no para sustituir a la factura electrónica que al final de cuentas es sólo un impulso electrónico, sino porque nosotros aún no contamos con un “chip” para leer o entender lo que ocurrió en este impulso electrónico, y la representación impresa es nuestra traducción para comprender el contenido.

Además el artículo 29 del Código Fiscal de la Federación dispone que:

 Los contribuyentes que deduzcan o acrediten fiscalmente con base en los comprobantes fiscales digitales, incluso cuando dichos comprobantes consten en documento impreso, para comprobar su autenticidad, deberán consultar en la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria si el número de folio que ampara el comprobante fiscal digital fue autorizado al emisor y si el certificado que ampare el sello digital se encuentra registrado en dicho órgano desconcentrado y no ha sido cancelado.

Definitivamente para verificar un sello digital necesitamos un software validador. Este proceso tarda una fracción de segundo y nos garantiza que dicha factura no ha sido modificada desde que se selló. También podemos asegurar quién es el autor de dicho sello aplicando lo que expresa el SAT como “el no repudio”.

Regla Miscelánea I.1.1 Protección de la información

Los datos personales recabados a través de las solicitudes, avisos, declaraciones y demás manifestaciones, ya sean impresos o por medios, son incorporados, protegidos y tratados en los sistemas de datos personales del SAT conforme a las disposiciones fiscales.

Por lo que vale la pena consultar la LEY FEDERAL DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES EN POSESIÓN DE LOS PARTICULARES Publicada el 5 de julio de 2010

La presente Ley es de orden público y de observancia general en toda la República y tiene por objeto la protección de los datos personales en posesión de los particulares, con la finalidad de regular su tratamiento legítimo, controlado e informado, a efecto de garantizar la privacidad y el derecho a la autodeterminación informativa de las personas.

Las vulneraciones de seguridad ocurridas en cualquier fase del tratamiento que afecten de forma significativa los derechos patrimoniales o morales de los titulares, serán informadas de forma inmediata por el responsable al titular, a fin de que este último pueda tomar las medidas correspondientes a la defensa de sus derechos.

El responsable o terceros que intervengan en cualquier fase del tratamiento de datos personales deberán guardar confidencialidad respecto de éstos, obligación que subsistirá aun después de finalizar sus relaciones con el titular o, en su caso, con el responsable.

“FIEL: El primer paso para Facturar Electrónicamente… pero que es la FIEL?”

Factura Electrónica por aquí… Factura Electrónica por allá… Y es lo mejor para trabajar de manera eficiente, etc… Pero llego con un proveedor de Factura Electrónica y le digo: me da dos para llevar; acto seguido llego a mi empresa y listo! ya puedo facturar electrónicamente???… Respuesta: NO!

A pesar de que facturar electrónicamente ya es obligatorio y facturar en papel ahora es opcional, todavía hay mucha desinformación en el ambiente. Y bueno nos dimos a la tarea de ir proporcionando más información en términos más terrenales.

Empezando por FIEL que significa Firma Electrónica… pero ¿qué es la FIEL? Es un conjunto de datos (caracteres) que se utilizan para autenticar o identificar electrónicamente a un contribuyente como autor legítimo, tal y como si usáramos nuestro IFE para identificarnos.

La FIEL se divide en dos: la llave PÚBLICA y la llave PRIVADA

  • La “llave o clave privada” que únicamente es conocida por el titular de la FIEL, que sirve para cifrar datos y que nadie más pueda conocer esa información; y
  • La “llave o clave pública”, disponible en Internet para consulta de todos los usuarios de servicios electrónicos, con la que se descifran datos.

Ahora, por qué necesitamos la FIEL para empezar a facturar electrónicamente? La necesitamos para ir ante el SAT, identificarnos y que nos proporcionen un Certificado de Sello Digital (CSD) el cual nos sirve para proteger información de un documento electrónico (como lo es la factura electrónica) a través de un sello digital y es parecido a la FIEL, ya que también cuenta con su llave privada y su llave pública.

Un ejemplo de para que nos sirve una Llave Pública y una Llave Privada, sería que cuando generamos una factura electrónica la “firmamos” con nuestro CSD-Llave Privada y cuando nuestro cliente la recibe, para validar que si la hicimos nosotros, va al repositorio de llaves públicas, encuentra nuestra Llave Pública y verifica que la factura que le mandamos sí la hicimos nosotros y la pueda deducir sin ningún problema.

Finalmente todo contribuyente esta obligado a tramitar la FIEL; ya que no solo es un requisito indispensable para empezar a facturar electrónicamente, también nos es de utilidad para presentar nuestras declaraciones e incluso para solicitar al SAT todo nuestro historial dentro de esta institución.

Espero le haya sido de utilidad esta información y al igual les dejo unas ligas que les puede ser de mucha ayuda:

Descargue aquí la solicitud de certificado de Firma Electrónica Avanzada

Listado de Requisitos para tramitar FIEL ante el SAT

Conoce más acerca de la FIEL

Varios tutoriales de ayuda del SAT para el tramite de la FIEL

Módulos de Servicios Tributarios.

servicio telefónico de citas