Los gastos médicos pagados en el extranjero no son deducibles

A veces es necesario viajar al extranjero para llevar a cabo algún tratamiento, sin embargo, es importante que consideren que este tipo de gastos médicos no son deducibles, ya que para que proceda dicha deducción se deberá comprobar con documentación que reúna requisitos fiscales y que las cantidades correspondientes hayan sido efectivamente pagadas en el año de calendario de que se trate a instituciones o personas residentes en el país.

Sólo serán deducibles los gastos erogados en el extranjero por estos conceptos, cuando hayan sido realizados por funcionarios del Estado o trabajadores del mismo, siempre que por el carácter de sus funciones permanezcan en el extranjero por más de 183 días en el año de calendario de que se trate.

Fundamento: Artículos 176, penúltimo párrafo de la LISR, 244 y 245 del RLISR, y 9, fracción I, inciso b) del CFF.

Las camionetas pick up no son automóviles

DEDUCCIÓN DE LAS INVERSIONES EN AUTOMÓVILES. EL LÍMITE RELATIVO PREVISTO EN EL ARTÍCULO 42, FRACCIÓN II, DE LA LEY DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA, ES INAPLICABLE A LOS VEHÍCULOS COMÚNMENTE DENOMINADOS: CAMIONETAS TIPO “PICK UP”.
El artículo 42, fracción II, de la Ley del Impuesto sobre la Renta establece que la deducción de las inversiones en automóviles sólo será hasta por un monto de $175,000.00. A la vez, el artículo 3o.-A del reglamento de dicha ley determina que por automóvil se entiende el vehículo terrestre para transporte de hasta diez pasajeros, incluyendo al conductor. Así, del citado contexto legal deriva que el límite de tal deducción es inaplicable a los vehículos comúnmente denominados: camionetas tipo “pick up”. Lo anterior, porque el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española define el término “camioneta”, como un vehículo automóvil menor que el camión y que sirve para transportar toda clase de mercancías. No es óbice a lo anterior la circunstancia de que algunos vehículos de esas características cuenten con doble cabina o estén provistos de aditamentos para confort de sus ocupantes, pues ello no hace desaparecer su fin para el manejo de mercancías ni implica que se conviertan en automotores destinados al transporte de personas, porque su equipamiento no incide en descalificar el propósito para el que fueron hechos, máxime si se advierte que la industria automotriz cada vez busca proporcionar más comodidad y funcionalidad a sus unidades, aunque estén destinadas a la carga o al transporte de mercancías.

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIAS ADMINISTRATIVA Y CIVIL DEL DÉCIMO NOVENO CIRCUITO.
Revisión fiscal 91/2011. Administrador Local Jurídico de Ciudad Victoria, Tamaulipas, por sí y en su carácter de unidad administrativa encargada de la defensa jurídica del Secretario de Hacienda y Crédito Público, del Jefe del Servicio de Administración Tributaria y de la Administración Local de Auditoría Fiscal de Ciudad Victoria, Tamaulipas. 21 de julio de 2011. Unanimidad de votos. Ponente: Pedro Guillermo Siller González Pico. Secretario: Arturo Ramírez Ramírez.

Registro No. 160319 Localización: Novena Época Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Libro V, Febrero de 2012 Página: 2274 Tesis: XIX.1o.A.C.58 A (9a.) Tesis Aislada Materia(s): Administrativa

Fundamento para almacenar archivos XML

Este asunto de interactuar con facturas electrónicas, resulta casi siempre en un cuestionamiento constante acerca de un proceso tan intangible, que hemos optado por hacernos de la vista gorda, sin embargo, es importante que comparta con ustedes las reglas que fundamentan la necesidad de que todos los contribuyentes que emitan o reciban comprobantes digitales, los archiven en su formato XML (no PDF, mucho menos representación impresa).

Almacenamiento de CFD

I.2.8.3.1.10. Para los efectos de los artículos 28, cuarto párrafo y 30, cuarto párrafo del CFF, los contribuyentes que emitan y reciban los CFD´s a que se refiere la regla I.2.8.3.1.12., deberán almacenarlos en los términos de la regla I.2.7.1.1., debiendo, además, cumplir con los requisitos y especificaciones a que se refieren los rubros I.B y I.C del Anexo 20.

Los contribuyentes deberán mantener actualizado el medio electrónico, óptico o de cualquier otra tecnología, durante el plazo que las disposiciones fiscales señalen para la conservación de la contabilidad, así como tener y poner a disposición de las autoridades fiscales, un sistema informático de consulta que permita a estas últimas, localizar los CFD´s expedidos y recibidos, así como la revisión del contenido de los mismos.

Los CFD´s emitidos en los sistemas electrónicos de sucursales o establecimientos se generarán exclusivamente a partir del registro electrónico contenido en el sistema de facturación o punto de venta, debiendo de mantener almacenados temporalmente los CFD´s y los registros electrónicos que les dieron origen y transmitirlos dentro del término que señala la regla II.2.6.2.5., fracción II, segundo párrafo dejando evidencia de la fecha y hora de transmisión. El almacenamiento temporal se deberá hacer, como mínimo, por un plazo de tres meses.

Almacenamiento de CFDI

I.2.7.1.1. Para los efectos de los artículos 28, cuarto párrafo y 30, cuarto párrafo del CFF, los contribuyentes que emitan y reciban CFDI, deberán almacenarlos en medios magnéticos, ópticos o de cualquier otra tecnología, en su formato electrónico XML.

¿Cómo denuncio la falta de entrega de un XML?

Como recordarán el archivo XML es la factura electrónica en su versión original, y hay establecimientos donde no se está entregando dicho archivo, tampoco la representación impresa y te prometen el envio por correo electrónico, pero te quedas esperando y cuando llamas solicitando tu factura te dicen que como ya pasó tiempo, pues que no te la pueden dar.

A mi no me gusta recomendar una denuncia, porque eso no hace que recuperes tu factura o recibo, es sólo para que el SAT verifique si en realidad el establecimiento emite comprobantes, pero a veces será necesario cuando la situación ya resulta en que no puedas efectuar una deducción.

Si no te quieren entregar factura en XML presenta un escrito libre, en sobre cerrado con la leyenda “Confidencial” en oficinas del SAT, el problema es que este escrito debe ir acompañado en su caso, de documentación que soporte las presuntas irregularidades denunciadas y de los siguientes datos:
• Nombre de la persona física o empresa que denuncia,
• Domicilio donde puede ser localizada,
• Actividad a la que se dedica,
• Fecha en que se conocieron los hechos denunciados, y
• Descripción de manera pormenorizada las conductas presuntamente irregulares en que incurre el contribuyente denunciado, por ejemplo: no expide comprobantes por los servicios que presta, lleva doble contabilidad, no presenta las declaraciones anuales o de pagos provisionales, etc.

También puedes hacerlo por los siguientes medios:

Correo electrónico, podrá presentar la denuncia en la siguiente cuenta de correo: denuncias@sat.gob.mx.

Por teléfono, deberá marcar al 01 800 46 36 728, digitando la opción número 8 “Denuncias y quejas” del menú principal y posteriormente la opción 2 “Denuncias por evasión fiscal”.

La información que se proporcione por cualquiera de los medios antes descritos, y la que derive de la investigación y sus resultados, es clasificada como reservada; razón por la cual no se proporciona información alguna relacionada con la denuncia presentada.

Nuevos criterios normativos del SAT

En el documento dado a conocer y el cual puedes consultar dando clic aquí, destaca un criterio que establece lo siguiente:

El artículo 13 de la Ley de Ayuda Alimentaria para los Trabajadores, señala que los gastos en los que incurran los patrones para proporcionar servicios de comedor a sus trabajadores, así como para la entrega de despensas o de vales para despensa o para consumo de alimentos en establecimientos, serán deducibles en los términos y condiciones que se establecen en la Ley del Impuesto Empresarial a Tasa Única.

El problema es que en el cálculo del IETU solo podrá efectuarse la deducción de aquéllos conceptos que se encuentren expresamente autorizados en el artículo 5 de la Ley del IETU, y en dicho artículo no se prevé ninguna deducción relacionada con los salarios o la previsión social, así que la ley de ayuda alimentaria se redujo sólo al buen deseo de nuestro Congreso de tener trabajadores mejor alimentados y menos obesos.

Por qué las representaciones impresas de facturas electrónicas no son suficientes para realizar la deducción

Hasta el año pasado existía la regla I.2.11.4 que establecía en su primer párrafo lo siguiente:

 Para los efectos del artículo 29, fracción IV, primer párrafo del CFF, las impresiones de los comprobantes emitidos de conformidad con este Capítulo, tendrán los mismos alcances y efectos que los comprobantes fiscales digitales que les dieron origen.

Es por eso que hasta 2010, no había problema en sólo utilizar las representaciones impresas como documento válido para efectuar una deducción, desafortunadamente esta regla se derogó el 28 de diciembre de 2010.

Las nuevas reglas II.2.5.1.3 y II.2.7.1.5, que se puede decir “sustituyeron” a la anterior, ya no contienen el párrafo a que se hizo referencia, sólo enlistan los requisitos que deben contener dichas representaciones impresas, y no para hacer deducible el papel, sino para constatar que el archivo XML (que a simple vista no se le entiende nada) contiene la información solicitada por el SAT; pero no para sustituir a la factura electrónica que al final de cuentas es sólo un impulso electrónico, sino porque nosotros aún no contamos con un “chip” para leer o entender lo que ocurrió en este impulso electrónico, y la representación impresa es nuestra traducción para comprender el contenido.

Además el artículo 29 del Código Fiscal de la Federación dispone que:

 Los contribuyentes que deduzcan o acrediten fiscalmente con base en los comprobantes fiscales digitales, incluso cuando dichos comprobantes consten en documento impreso, para comprobar su autenticidad, deberán consultar en la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria si el número de folio que ampara el comprobante fiscal digital fue autorizado al emisor y si el certificado que ampare el sello digital se encuentra registrado en dicho órgano desconcentrado y no ha sido cancelado.

Definitivamente para verificar un sello digital necesitamos un software validador. Este proceso tarda una fracción de segundo y nos garantiza que dicha factura no ha sido modificada desde que se selló. También podemos asegurar quién es el autor de dicho sello aplicando lo que expresa el SAT como “el no repudio”.