Quién paga los platos rotos en un embargo de cuentas bancarias

De antemano sabemos lo complicado que puede ser el vivir una experiencia como esta. En primer lugar el contribuyente se siente acorralado a ver suspendidos sus recursos, y se inventa una seria de medidas para poder cumplir sus compromisos, como el solicitar un préstamo o utilizar una cuenta bancaria alterna.

En varias de las recomendaciones que ha publicado la PRODECON (Procuraduría de la Defensa del Contribuyente), se ha hecho evidente la arbitrariedad con la que actúan nuestras autoridades. Hay ocasiones en que ni siquiera hacen caso de la recomendación.

En lo personal considero que hay un abuso de esta práctica, y desafortunadamente al que le aprietan el cuello es a los que están registrados, y a veces por créditos que no justifican la cantidad bancaria embargada. Cuándo harán algo para presionar a los que viven en la informalidad.

Recientemente el subprocurador de Análisis Sistémico y de Asuntos Legislativos de la PRODECON, Juan Carlos Roa Jacobo, advirtió que debe ser un Juez quien autorice el congelamiento de cuentas bancarias de contribuyentes, como sucede con las órdenes de aprehensión, ya que actualmente las inmovilizan, se cobra el adeudo y no son reactivadas, generando pérdidas a sus titulares.

El funcionario de la PRODECON denunció que no existe una sanción en contra de la autoridad fiscalizadora, aun cuando el aseguramiento de la cuenta bancaria es improcedente.

Es verdad que no todos los contribuyentes, son precisamente unos angelitos, pero coincido en que la mayoría no merece pasar por algo así, sin un proceso legal de por medio.