Criterio de la PRODECON sobre el cálculo de ingresos exentos

16/2017/CTN/CS-SASEN
RENTA. Sector primario. LOS INGRESOS QUE OBTIENE UNA PERSONA FÍSICA POR CONCEPTO DE PENSIÓN NO DEBEN INCIDIR EN EL PORCENTAJE DEL 10% DE INGRESOS CORRESPONDIENTE A OTRAS ACTIVIDADES A QUE HACE REFERENCIA EL ARTÍCULO 74 DE LA LISR. Del análisis al artículo 74, párrafos primero, fracción III y sexto, de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR) vigente en 2016, se advierte que las personas físicas pueden tributar en el régimen de actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o pesqueras (Sector primario) y aprovechar los beneficios que dicho régimen establece, como pueden ser, no pagar el impuesto sobre la renta por los ingresos provenientes del Sector primario hasta por un monto de 40 veces el salario mínimo elevado al año, entre otros, siempre y cuando sus ingresos provengan cuando menos en un 90% del desarrollo de dichas actividades. De lo anterior, se colige que el acceso a dicho régimen y a los beneficios que éste concede, se encuentra acotado a aquellos contribuyentes que se dediquen exclusivamente a actividades del Sector primario, ya que el porcentaje referido constituye una medida para determinar si efectivamente tienen como principal actividad alguna de las correspondientes a dicho sector. En ese orden de ideas, de la interpretación que hace esta Procuraduría al citado numeral, se advierte que el 10% de los ingresos restantes que un contribuyente del Sector primario puede obtener en el ejercicio fiscal de que se trate, debe entenderse referido a ingresos provenientes de otra actividad que ejecute de forma paralela o adicional a las de dicho sector, pues sólo ante el desarrollo de una actividad simultánea, puede calificarse si efectivamente se dedica principalmente al Sector primario. Por lo tanto, si una persona física que tributa en el mencionado régimen obtiene ingresos por concepto de pensión, éstos no deben incidir para determinar el porcentaje de ingresos adicionales que tiene permitido percibir para tributar en ese régimen, puesto que son consecuencia de la terminación de una relación laboral y no de una actividad que desarrolle de forma adicional o paralela a las de ese sector.

Estas cosas se deberían notificar personalmente

Este es un criterio de la PRODECON y se identifica con la referencia 9/2016/CTN/CS-SASEN (Aprobado 4ta. Sesión Ordinaria 3/06/2016) INEXISTENCIA DE OPERACIONES. LOS CONTRIBUYENTES QUE DEDUCEN CON BASE EN COMPROBANTES FISCALES QUE AMPARAN LAS MISMAS, DEBEN SER NOTIFICADOS LEGALMENTE Y NO POR MEDIO DE LA PUBLICACIÓN EN EL DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN. De conformidad con el artículo 69-B, quinto párrafo, del Código Fiscal de la Federación, los contribuyentes que hayan dado cualquier efecto fiscal a los comprobantes fiscales expedidos por un contribuyente incluido en el listado definitivo de los que realizan operaciones inexistentes, contarán con 30 días posteriores a su publicación para acreditar que efectivamente adquirieron los bienes o recibieron los servicios que amparan los citados comprobantes fiscales, o bien, procederán en el mismo plazo a corregir su situación fiscal, mediante la declaración o declaraciones complementarias que correspondan. Sin embargo, esta Procuraduría estima que en dicho plazo no opera la preclusión del derecho de esos contribuyentes terceros receptores de los comprobantes fiscales a aclarar o corregir su situación, toda vez que el texto legal no prevé la práctica de una notificación personal dirigida a éstos. Por lo que se estima que la sola publicación en el Diario Oficial de la Federación y en la página electrónica del Servicio de Administración Tributaria del listado de diversos contribuyentes emisores de los comprobantes con los que realizaron operaciones que se declararon inexistentes, les genera la “obligación” de acudir a aclarar que sí se produjeron de manera efectiva las operaciones o a corregir su situación; por lo que se considera que estos contribuyentes terceros receptores de los comprobantes fiscales, respetando los derechos humanos de audiencia y seguridad jurídica previstos en los artículos 14 y 16 Constitucionales, deben ser notificados directamente de tal situación, ya sea de manera personal o por medio de su buzón tributario, pues una característica esencial del debido proceso es que la parte afectada tenga conocimiento fehaciente del acto que lo agravia, lesiona o molesta, pues sólo a través de la notificación que le proporcione ese conocimiento previo, tendrá verdadera oportunidad de aclarar o corregir su situación fiscal.

Por donde lo vean el chocolate es INTEGRAL

Y si no me creen nada más vean en el espejo sus caderas o el lugar donde alguna vez estuvo la cintura, después de consumir cualquier producto de los que se mencionan en el siguiente criterio no vinculativo.

03/IEPS Productos que por sus ingredientes se ubican en la definición de chocolate o productos derivados del cacao, independientemente de su denominación comercial o la forma en la que se sugiere sean consumidos, se encuentran gravados para efectos del IEPS.

El artículo 2, fracción I, inciso J), numeral 3 de la Ley del IEPS, establece que se aplicará una tasa del 8% al valor de la enajenación o, en su caso, la importación de chocolate y demás productos derivados del cacao, con una densidad calórica de 275 kilocalorías o mayor por cada 100 gramos.
El artículo 3, fracciones XXVIII y XXIX de la Ley referida, disponen que se entiende por chocolate, al producto obtenido por la mezcla homogénea de cantidades variables de pasta de cacao, o manteca de cacao, o cocoa con azúcares u otros edulcorantes, ingredientes opcionales y aditivos para alimentos, cualquiera que sea su presentación; y por derivados del cacao, la manteca de cacao, pasta o licor de cacao, torta de cacao, entre otros, respectivamente.
En ese sentido, se observa la existencia de diversos productos que se enajenan o importan bajo denominaciones comerciales tales como polvo de chocolate, alimento en polvo para preparar una bebida sabor chocolate, extractos, modificadores, entre otros, cuyos ingredientes corresponden a los que la Ley del IEPS identifica como propios del chocolate o de productos derivados del cacao, por lo que con independencia de su denominación comercial se deben considerar gravados en los términos del artículo 2, fracción I, inciso J), numeral 3 de la citada ley, siempre que al momento de su enajenación o importación contengan una densidad calórica de 275 kilocalorías o mayor por cada 100 gramos.
Por lo anterior, se considera que realizan una práctica fiscal indebida aquellos contribuyentes que enajenen o importen chocolate o productos derivados del cacao, con una densidad calórica de 275 kilocalorías o mayor por cada 100 gramos y no paguen o trasladen el IEPS por considerar que:
I. El nombre o denominación comercial de los alimentos que enajenan o importan no es el de chocolate o productos derivados del cacao o,
II. Una vez que el consumidor final al mezclar, diluir o combinar dichos alimentos con otras sustancias o ingredientes, el producto resultante tiene una densidad calórica menor a 275 kilocalorías por cada 100 gramos o en virtud de que se modifica su naturaleza de sólido a líquido.

Es indebido que los compradores tengan que generar su propia factura

Supongo que les ha ocurrido que en algunas compras nos dan un ticket y después para obtener el comprobante fiscal con todos los requisitos nos tenemos que meter a una dirección de internet para obtenerlo, el problema es que a veces esa página no está disponible, o los datos que hay que ingresar no los reconoce el sistema o de plano solo tienes un plazo para entrar y para cuando te acuerdas ya no se permite generar el comprobante.

Por lo tanto, el SAT publicó criterio no vinculativo que establece que la factura electrónica sea entregada al contribuyente sin necesidad de que realice una gestión adicional como ingresar a un portal electrónico. Es importante comentar que este criterio es de los que se tienen que notificar a nuestros clientes en caso de que realicen esta práctica considerada como indebida.

01/CFF. Entrega o puesta a disposición del comprobante fiscal digital por Internet. No se cumple con la obligación cuando el emisor únicamente remite a una página de Internet.
El artículo 29, primer párrafo del CFF establece la obligación para los contribuyentes de expedir comprobantes fiscales digitales por Internet por los actos o actividades que realicen, por los ingresos que se perciban o por las retenciones de contribuciones que efectúen, para lo cual de conformidad con su fracción IV, antes de su expedición deberán remitirlos al SAT o al proveedor de certificación de comprobantes fiscales digitales por Internet con el objeto de que se certifique, es decir, se valide el cumplimiento de los requisitos establecidos en el artículo 29-A del mismo Código, se le asigne un folio y se le incorpore el sello digital del SAT.

Por su parte, el artículo 29, fracción V del citado ordenamiento prevé que una vez que al comprobante fiscal digital por Internet se le haya incorporado el sello digital a que se refiere el párrafo anterior, los contribuyentes deberán entregar o poner a disposición de sus clientes el archivo electrónico del comprobante fiscal digital por Internet y, cuando les sea solicitada por el cliente, su representación impresa, por lo que se considera necesario que el contribuyente que solicita el comprobante fiscal proporcione los datos de identificación para generarlo.

En ese sentido, se considera que realiza una práctica fiscal indebida el contribuyente que, a través de sus establecimientos, sucursales, puntos de venta o páginas electrónicas, en vez de cumplir con remitir el comprobante fiscal al SAT o al proveedor de certificación de comprobantes fiscales digitales por Internet para su debida certificación, previamente a su expedición hacia el cliente, solo ponga a disposición del cliente una página electrónica o un medio por el cual invita al mismo cliente para que este por su cuenta proporcione sus datos para poder obtener el comprobante fiscal y no permitir en el mismo acto y lugar que el receptor proporcione sus datos para la generación de dicho comprobante en el propio establecimiento.

En efecto, dicha practica se considera indebida, ya que el contribuyente emisor no cumple con su obligación de expedir el comprobante fiscal y tampoco con su remisión al SAT o al proveedor de certificación de comprobantes fiscales digitales por Internet con el objeto de que se certifique, ya que traslada al receptor del comprobante fiscal digital la obligación de recopilar los datos y su posterior emisión.